Dra. Silvia Ridaura - Colegiada nº 17.097

Entre los 6-7 meses, el bebé aprende que las cosas existen aunque no pueda verlas en determinados momentos.

Antes, si los padres escondían un juguete, el bebé se olvidaba rápidamente de él. Sólo existía lo que veía en cada momento.

A partir de ahora, el bebé es consciente de la permanencia de las cosas y disfruta jugando a encontrar objetos escondidos. De ahí que cuando los padres esconden algo debajo de una tela el bebé la levante para encontrarlo. Algunos bebés incluso llegan a buscar con insistencia un objeto que se les ha caído, pues no verlo ya no significa que no esté ahí.

Además cuando los padres salen de la habitación el bebé sabe que volverán.

Otro indicador de su naciente memoria es la reacción ante las personas extrañas. A los 6 meses, si el bebé está en brazos de su madre, observa con seriedad al recién llegado. Si éste se acerca demasiado o trata de cogerle, es probable que vuelva la cabeza o que se abrace a su madre. Dos o tres meses más tarde, el bebé reaccionará con mayor violencia, llorando y aferrándose a su madre o cuidador conocido.

Esta reacción suele sorprender a los padres porque veían poco tiempo antes que el bebé parecía cariñoso y no se inmutaba e incluso, parecía feliz cuando otra persona le tomaba en brazos. Y en cambio al crecer muestra desagrado. Esta nueva reacción no indica que el bebé se haya vuelto "malo" o "antipático", es simplemente la señal de que la memoria del bebé es mejor: sabe quién pertenece o no a la familia.

Pide Cita644 153 989
Escríbemesilvia@lapediatra.com
ConsultaGvia. Fernando el Católico 71